El Arte de Preguntar

El arte de preguntar es una habilidad clave de coaching que nos ayuda a crear conciencia de quiénes somos y qué queremos en la vida. A través de ciertas preguntas de coaching podemos conocer mejor qué nos hace felices y cuál es el camino adecuado que nos conducirá a ese lugar. Es una herramienta de autoconocimiento muy poderosa.  Llevo más de diez años acompañando a personas para mejorar sus vidas y el impacto de las preguntas es realmente sorprendente. Pero lo que más me sorprende y sigue sorprendiéndome, es el impacto de las preguntas de coaching en los niños y niñas. Observa algunos ejemplos:

1. Si fueras un animal, ¿cuál serías y por qué? 

1. Valentina
– sería un mono mamá
– ¿por qué?
– porqué tendría mi propia libertad
– del 1 al 10, ¿cuánta libertad tienes ahora mismo?
– un 7 mamá
– ¿y como sería un diez? ¿qué tendrías que no tienes ahora?
– pues viviría en una granja, con muchos animales, tendría un skatepark que podría ir siempre que quisiera y no habrían normas ni ahora a dormir, ahora a cenar, ahora a la ducha, tan así así así…
– aha! Escucho que libertad para ti significa granja, naturaleza, animales y sin normas, ¿es así?
– siiii!!!! vueno sin normas o que por ejemplo fuera, de 20h a 22h puedes ir a dormir o de 17h a 19h puedes ducharte, sobretodo entre semana.
– ¿quieres decir que las normas fueran un poco más flexibles?
– sí eso mamá.
– genial Valen, pues tenemos que trabajar eso para que te sientas como un mono libre y feliz, te parece?
– jajaja, siiii!!!

2. Julieta
– un perro
– ¿porqué cariño?
– porque así tendría gente que me cuidaría y me mimaría todo el día y estaría en una familia super guay.

3. Matías
– sería un conejo mami
– un conejo, ¿para qué?
– para correr mucho y muy lejos y ser muy fuerte
– aha! Escucho que quieres ser muy fuerte no?
– sí mamá
– muy bien Matías. ¿y para qué quieres ser tan fuerte?
– para proteger a mi familia y a todo el mundo  (lagrimita…;-)))

2. Imagínate que nos encontramos un día con la lámpara de Aladino, la frotamos, aparece el genio y con concede 3 deseos, qué le pedirías:

1. Julieta
– que se vaya el coronavirus
– que nuestra familia siga creciendo como familia, ¿qué quieres decir cariño con esto? Pues que haya más familia de nuestra familia y que siempre hayan niños que nos recuerden.
– que el mundo se haga el mejor lugar de la Galaxia. ¿Y qué sería eso para ti? Pues que los hermanos no se pelearan, ni las personas se enfadaran, ni se separaran, …

3. Si tuvieras un súperpoder, ¿cuál sería?

1. Julieta
– Ayudar a la gente si tienen algún problem

2. Matías
– Salvar a la gente y que hagan las cosas bien, y proteger si les pasa algo malo en todas las partes.

4. Si pudieras cambiar una cosa de tu vida, ¿cuál sería?

1. Valentina
– que el abuelito del cielo no hubiera muerto y pudiéramos hacer aventuras con él
– tener siete hermanos y cuatro de ellos fueran mayores que yo…

2. Julieta
– que todo el mundo esté feliz aunque les haya pasado algo malo
– que tu y papi nunca discutáis

3. Matías
– no no nada mami.
– si si dime cariño.
– no había pensado que tu y papi fuerais malos pero lo he identificado que me lo decía el malo de mi cabeza y lo he cambiado y me he ido al bueno.
– carai Matías, enhorabuena por ser capaz de controlar ese lobo bueno y lobo malo que todos tenemos en nuestro interior. ¿Y qué cambiaría en tu vida tu lobo bueno?…(y allí nos quedamos ;-))

Prueba y pregunta a tu hijo más allá de ¿qué has comido hoy? ¿qué deberes tienes? ¿qué tal el examen? o ¿con quién has salido hoy? Al final, como te pasaría a ti, al décimo día que te preguntan, ‘¿qué has comido hoy?’ probablemente desconectes y tengas pocas ganas de responder ya que poco interesa hablar de lo que ha comido uno. Cuando la pregunta no es buena, nuestra mente se pierde en elucubraciones que no nos llevan a ningún lado y bloquean la comunicación. En cambio, cuando hacemos preguntas de coaching, como son abiertas y reflexivas, cada día puede haber una nueva respuesta y un nuevo descubrimiento que a los niños les facilita la comunicación contigo y por supuesto el autoconocimiento. Por tanto, dos objetivos en uno, conseguimos abrir un espacio de comunicación y además, ayudamos a nuestro hijo a conocerse mejor y a descubrir quién es y qué le hace feliz.
Y además, les encanta!!!

Los niños son como las bellotas. Cuando un jardinero planta una bellota, no mete nada dentro de ella, simplemente la riega, la expone al sol y confía que esa bellota se convertirá en un roble. Nuestro rol como padres es parecido al del jardinero, debemos confiar y no meter nada dentro de nuestros hijos, sino sacar y descubrir ese roble que ya es. Si metiéramos algo en la bellota, ¿qué ocurriría? Pues que ese roble no sería tan sano ni fuerte porque estaría manipulado. Eso mismo pasa en todos nosotros cuando nos meten cosas dentro en lugar de permitirnos sacar lo que somos. Educar desde lo que hay y no desde lo que queremos que haya. Eso solo es posible haciendo las preguntas correctas.

Empieza probando con estas preguntas y descubre un poco más sobre tu hijo/a:
Un par de consejos antes:
1. Aunque pienses que tu hijo es pequeño o callado o tímido….y no va a saber qué responder, haz la pregunta y deja espacio suficiente para que responda. No vayas con prisas.
2. Si haces la pregunta y ese día no es su día y no responde, busca otro momento quizá más adecuado para él/ella.
3. ESCUCHA!!!! Es decir, escucha con atención, sin interrumpir, sin opinar y por supuesto sin juzgar. Cuida también tu lenguaje no verbal y muéstrale que estás allí para él/ella totalmente disponible, por tanto, evita móviles y cualquier otra posible interrupción.

Si te ha gustado la experiencia de preguntar y tienes curiosidad prueba nuestros cursos de coaching para padres y madres, no te arrepentirás!!!

Un abrazo enorme y feliz día!
Claudia Bruna

Cuestionario

Tómate tu tiempo para responder tranquilamente a estas preguntas y profundiza tanto como desees. Esto es para ti para que crees consciencia de dónde estás y dónde te gustaría estar.

1. ¿Qué logros debes tener en tu vida para que consideres que tu vida ha valido la pena y ha sido satisfactoria, una vida de pocos o ningún arrepentimiento?

2. Si hubiera una pasión secreta en tu vida, ¿cuál sería?

3. ¿Cuál es tu rol y tu aportación al mundo o al futuro de tus hijos? ¿Cuál es tu legado?

4. Si tuvieras todo el dinero del mundo y no tuvieras miedo de nada, ¿qué cosas cambiarías de tu vida?

5. Si tuvieras un sueño que en cinco años pudieras alcanzar con la ayuda de un coach, ¿cuál sería ese sueño? ¿Qué crees que te podría aportar un coach?

6. ¿Qué echas de menos en tu vida? Si lo tuvieras, ¿cómo cambiaría tu vida? ¿Y la de tus hijos?

7. Imagina tu día ideal y haz una breve visualización de cómo sería. Si quieres luego puedes dibujarlo con todos los detalles. Imagina tu día ideal lleno de colores luminosos.

8. ¿Dónde te ves ahora versus tu día ideal? Ponte una nota entre el 1 y el 10, donde 10 significa que estás consiguiendo todo y menos de 10 es que tal vez haya cambios en tu vida que quieras hacer.

9. ¿Cuáles son estos cambios? ¿Qué necesitas equilibrar?

10. ¿Qué puedes hacer que esté bajo tu control para incrementar uno o dos puntos esa nota y acercarte a tu día ideal?

Abrir chat