El regalo escondido del COVID-19

¿Cómo están yendo las primeras semanas de cole?

Pues ya me puedo imaginar…nada fácil, los niños más cansados de lo habitual, más quejosos, más tristes, más frustrados, más enfadados…Pues normal y con toda la razón. Vuelta al cole, vuelta a madrugar, vuelta a los horarios, vuelta a los deberes, y además, con mascarillas 8 horas seguidas, sin poder jugar en el patio n i apenas moverse, haciendo gimnasia en una silla, sin poderse tocar, abrazar, ni siquiera pasar un lápiz, sintiendo tensión en sus profesores y padres…¿Cómo no van a sentirse así?

Parece que es lo que nos toca vivir y no podemos hacer mucho. Bueno sí, algo sí que podemos hacer:

Opción 1: Podemos optar por quejarnos, que es lo que estamos haciendo en general los padres (me incluyo). Quejándonos del gobierno, del colegio, de las mascarillas, del calor, del patio, de la comida, del profesor, de los amigos, de los otros padres….en fin…

Opción 2: Hacer algo, ser proactivo y acompañar a nuestro hij@ para que pueda gestionar esta situación de la mejor manera y pueda darle la vuelta para que siga sonriendo como se merece.

¿Qué opción crees que ayudará más a tu hij@ en estos momentos?

Yo elijo la 2…La 1 me quita energía, me paraliza y siento que no ayudo a nadie ni soluciono nada, sino todo lo contrario amplío el problema y doy más problemas a mi entorno. Así que, voy a por la 1!

¿y tú? 

Si piensas como yo y quieres saber qué y cómo puedes hacer para transformar esta situación, sigue leyendo.

Hoy hablaba con unas amigas y les comentaba que en el fondo, la generación de nuestros hijos (más/menos) estaban viviendo una vida extra-ordinaria, llena de lujos.  Hasta ahora, lo han tenido, en la mayoría de casos, muy fácil. Tienen prácticamente todo lo que quieren y de forma inmediata. Además, vivimos un modelo educativo, que huye del autoritarismo , y se nos está escapando de las manos, hacia el extremo opuesto. Estamos confundiendo el no-autoritarismo con la permisividad y la sobreprotección. Para mi, estos son los dos grandes ‘riesgos’ de la educación actual. 

Hoy en día confundimos la protección del niño con la sobreprotección. Sobreproteger a un hijo es ir más allá de cubrir y satisfacer sus necesidades y cuidados básicos. Es pensar por el hijo, tomar decisiones por el hijo, solucionar todos los problemas del hijo sin ni siquiera darle la opción de solucionarlo por sí mismo.  Es vivir por el hijo, sin darle la opción de desarrollarse aprender y crecer. Estamos, sin darnos cuenta, haciéndoles incapaces e inútiles.

Esto hace, que nuestros hijos puedan estar generando ciertos problemas de autonomía, miedos y ansiedad, dependencia y falta de desarrollo de capacidades personales. Como siempre estamos allí, cubriendo sus necesidades, y además, por si acaso, es decir de forma preventiva (mejor te llevo cinco veces al baño no vaya a ser que te hagas pipí encima o no cargues con la mochila no vaya a ser que te hagas daño en la espalda o ya te doy de comer no vaya a ser que te manches), pues no les permitimos aprender y crecer.

Yo me veo reflejada allí en muchas ocasiones. ;-(

Pensamos que al sobreproteger a los hijos, cuidamos su autoestima, no dañamos su salud mental porque les reducimos disgustos y frustraciones. Y todo lo contrario, les limitamos y de alguna manera les invalidamos. 

Pobrecito que no lo haga que es muy pequeño’, ‘mejor hazlo tú que él no sabe’, ‘uy esto no es lo suyo’, ‘ay si no quiere, que no lo haga’ ‘no vayas con este niño’. Somos capaces incluso de dirigir sus amistades. ¿Te suena? Al final les privamos de una infancia natural y espontánea y sobretodo les privamos de aprender.

Esta crisis, como todas, nos trae aprendizajes y oportunidades…

Es un buen momento para aprender, de ver todo lo que podemos sacar de esta experiencia y sobretodo, darle la vuela a nuestros miedos y que se conviertan en impulsores de nuestros hijos…

Aprovechemos esta situación para crecer, nosotros y ellos. Personalmente, pienso, que es una buenísima oportunidad para que nuestros hijos se desarrollen y se hagan más fuertes. He convertido mis miedos, mis inseguridades en aprendizajes y nueva habilidades para mis hijos:

Ir al colegio todo el día con la mascarilla, aguantar el calor, los picores, las molestias,…incluso ya escucho a niños con infecciones en la boca… sin duda les hace más fuertes. Están viviendo nuevas maneras de enseñar, combinan clases on line con presenciales, tienen  contacto limitado,  hacen trabajo más individual y menos en equipo, los patios son reducidos en espacio y en actividades, sin pelotas ni juguetes por ejemplo,…nuestros hijos están desarrollando una gran resiliencia y capacidad de adaptación

Me contaba mi hija mayor, la cantidad de ideas y nuevos juegos que están surgiendo en el patio en un metro cuadrado, sin moverse ni tocarse. Están desarrollando la creatividad. También están más tiempo hablando, charlando y desarrollando sus habilidades comunicativas, algo que hoy en día nos preocupa tanto. 

Todas estas habilidades, resiliencia, capacidad de adaptación, creatividad, flexibilidad, comunicación…son habilidades claves para su éxito en la vida y para superar dificultades. Esta crisis nos está dando la oportunidad de capacitar a nuestros hijos y empoderarlos. Deja de sufrir pues eso te lleva a sobreproteger a tu hijo y vive el dolor desde la mirada del aprendiz. 

También me contaban mis hijos que estaban una hora esperando en fila para comer. Pobres, pensé, en un primer momento. Luego enseguida, me di cuenta de eso era una súper oportunidad para cultivar su paciencia y que aprendan a esperar sin móviles sin ipads ni pantallas, simplemente hablando entre ellos. Por fín!!!!  Qué oportunidad de conversar entre ellos o incluso con uno mismo y no estar siempre enganchados a las pantallas para rellenar esos espacios para simplemente estar, descansar la mente, conversar, mirar alrededor, soñar, imaginar, crear…

Este es el gran regalo para mí de esta crisis.  Esta es la mirada que te invito que cojas para que sobrepases tus miedos y veas que prácticamente toda dificultad en la vida, nos trae algún tesoro. Ayuda a tu hijo a encontrarlo y a fortalecerse. Esta mirada que te ofrezco, te ayudará a superar tus miedos y abandonar la queja. 

Albert Einstein aseguró que “Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”… “Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado…” 

Esta crisis es una gran oportunidad para fortalecer y empoderar a nuestros hijos. Están aprendiendo muchísimas habilidades, olvidadas hasta el momento,  que si somos capaces de darle la vuelta, les van a ser muy útiles para el resto de su vida.

Así que, dale la vuelta a esta situación, no te lo pienses.

Enseña a tu hijo, aquello que decía Viktor Franklyn. : Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino”. No dejes que nada quite la sonrisa de tu hijo, enséñale a darle la vuelta a las cosas y a superar cualquier situación.

Siempre es buen momento para aprender a educar de forma más consciente,  positiva y pedagógica, con herramientas y recursos, y así convertirlo en una persona autónoma, libres y capaz de diseñar su propio futuro en felicidad

Te invito a conocer mi curso on line, padres y madres conscientes y positivos donde encontrarás muchísimas herramientas muy fáciles de aplicar para acompañar a tu hijo en situaciones difíciles como esta; Crear una buena comunicación con ellos, clave para poderles ayudar, generar espacios para hablar de sus emociones, enseñarles a positivizar y, por último, tener un buen ambiente familiar pase lo que pase. Todo esto, on line, para que puedas aprender a ‘medida’ y a tu ritmo. Sin estrés, sin presión…Cuando puedas y cuando te apetezca. Ahora el curso está en promoción, a un precio muy reducido. Cientos de padres lo están haciendo con resultados muy exitosos. Anímate!

www.padresconscientesypositivos.es

 

Cuestionario

1. ¿Qué logros debes tener en tu vida para que consideres que tu vida ha valido la pena y ha sido satisfactoria, una vida de pocos o ningún arrepentimiento?

2. Si hubiera una pasión secreta en tu vida, ¿cuál sería?

3. ¿Cuál es tu rol y tu aportación al mundo o al futuro de tus hijos? ¿Cuál es tu legado?

4. Si tuvieras todo el dinero del mundo y no tuvieras miedo de nada, ¿qué cosas cambiarías de tu vida?

5. Si tuvieras un sueño que en cinco años pudieras alcanzar con la ayuda de un coach, ¿cuál sería ese sueño? ¿Qué crees que te podría aportar un coach?

6. ¿Qué echas de menos en tu vida? Si lo tuvieras, ¿cómo cambiaría tu vida? ¿Y la de tus hijos?

7. Imagina tu día ideal y haz una breve visualización de cómo sería. Si quieres luego puedes dibujarlo con todos los detalles. Imagina tu día ideal lleno de colores luminosos.

8. ¿Dónde te ves ahora versus tu día ideal? Ponte una nota entre el 1 y el 10, donde 10 significa que estás consiguiendo todo y menos de 10 es que tal vez haya cambios en tu vida que quieras hacer.

9. ¿Cuáles son estos cambios? ¿Qué necesitas equilibrar?

10. ¿Qué puedes hacer que esté bajo tu control para incrementar uno o dos puntos esa nota y acercarte a tu día ideal?

Abrir chat